Blog>Blog>Intencionalidad y Sostenibilidad

Intencionalidad y Sostenibilidad

Intencionalidad y Sostenibilidad

En el mundo de la moda y del consumismo es habitual que nos vengan a la mente conceptos como impulsividad y saciedad. Pero, ¿qué tienen en común la intencionalidad y la sostenibilidad? Es más, ¿qué es la intencionalidad? ¿Y por qué el consumo responsable nos hace más empáticos?

La intencionalidad puede definirse como una serie de estados de creencia organizada por jerarquía. Los estados son tales como saber, creer, desear, pensar… Todos ellos verbos relacionados con la conciencia y la empatía. La intencionalidad se mide por grados, siendo el grado uno cuando un ente es capaz de ser consciente de sí mismo. Una piedra tiene grado cero, puesto que no es consciente de lo que es; en cambio una bacteria puede experimentar grado uno, ya que se mueve y vive según sus necesidades. El grado dos se daría cuando un ser es capaz de captar el estado de otro. Por poner un ejemplo, tú mismo puedes estar pensando que alguien cree que lo que lees es interesante. El grado segundo de intencionalidad es requisito indispensable para que se pueda dar la empatía. Dicho de otra forma, ser capaz de entender un grado dos de intencionalidad no implica que no se actúe por egoísmo o beneficio propio, pero nos dota de la capacidad de comprender al prójimo.

Ahora que ya sabemos qué es la intencionalidad vamos a ver qué relación tiene con la sostenibilidad. Ser sostenible significa tomar una serie de decisiones en base a una necesidad individual y cuantificando el impacto de mi acción en el entorno. Un consumo no responsable es aquél que intenta satisfacer una necesidad de compra. Un consumo responsable es aquél que, tras valorar el impacto (pasado y futuro) de la posible acción de consumo, se decanta por aquella que satisface su necesidad y a su vez minimiza el impacto en el entorno. Para poder razonar sobre el impacto de nuestro consumo en el entorno hace falta información e ir más allá del primer grado de intencionalidad (yo quiero, yo compro). Una acción de consumo es sostenible cuando hemos sido conscientes del origen de ese producto, de la implicación social y ambiental que conlleva su obtención y de los valores éticos de la marca.

Como seres humanos podemos experimentar cinco o seis grados de intencionalidad. Siendo así ¿no crees que la compra impulsiva y el consumo no ético son un reflejo de la parte más primitiva de nuestro ser? Ha llegado el momento de evolucionar hacia un consumo con intención, un consumo responsable, exigente y a la altura de nuestra capacidad de empatía. La próxima vez que busques ropa date la oportunidad de reflexionar. Al hacerlo te aproximarás cada vez más al abismo del cambio, empezarás a transformar tus hábitos de compra y, en ese instante, te daremos la bienvenida al mundo del consumo responsable.

All comments

Producto añadido correctamente a tu carrito de compras
Cantidad:
Total:
Hay 0 artículos en su carrito Hay 1 artículo en su carrito.
Total productos:
Total transporte:  Por determinar
Total:
Continuar comprando Tramitar pedido